TIPS PARA COMENZAR A IR AL GYM



1. ESCOGE UN GYM

Antes de empezar debes tener claro a qué gimnasio irás.

Por supuesto que el mejor es el que más conveniente sea para ti, por ejemplo: el que queda cerca de casa, del trabajo o el que está de camino.

Una amiga empezó a ir al gym en las horas pico de tráfico después del trabajo, así en lugar de estar sentada en el auto, aprovecha para ponerse en forma y llega casi a la misma hora a casa ¡estupendo!

Nunca lo había visto de esa forma hasta que un compañero del gimnasio me contó que su factura del agua y luz ha disminuido porque se ducha en el gym antes de ir al trabajo ¡que genial!

Con esto quiero decir que empezar a ir al gym, arrastra miles de beneficios por donde lo veas, así que elige el tuyo, empieza por eso.


2. DEFINE CUANDO, COMO Y PARA QUE

Si tú estás recién estrenando el gym, seguramente no sabes qué esperar, cómo entrenar o incluso lo que quieres lograr.

Esta parte puede ser aburrida, pero, confía en mí, es clave que te garantiza resultados a futuro. Así que toma un lápiz y papel, tu agenda o abre una nota de tu móvil y responde a estas preguntas.

¿Cuándo y Cuánto?

Parece que es la parte más simple, pero en realidad, es la más difícil.

Te explico por qué: damos por hecho de que ya sabemos cuándo iremos al gym, y nos decimos cosas como “por la mañana” o “en la tarde después del trabajo”, pero en realidad, esto no es para nada específico.

Nuestro objetivo es no tener que pensarlo mucho, porque cuando te detienes a pensar ¿voy o no voy al gym?, es mucho más probable que lo pospongas, que lo olvides o que falles (incluso a propósito).

Pero antes de definir cuándo ir al gym y cuánto tiempo, tal vez primero tienes que conocer las respuestas a estas preguntas importantes.

Solo haz click en el recuadro para ver la respuesta:

Ya que tengas claro cuándo y cuánto escríbelo.

Después agrega el tiempo que te toma llegar, cambiarte, hacer la rutina y salir. Así serás más realista, te organizas mejor y podrás apartar ese tiempo de tu rutina.

Por ejemplo: lunes, Miércoles y Viernes me toca ir al gym 45 minutos (10 minutos de calentamiento, 30 de rutina y 5 de enfriamiento) + 20 de desplazamiento para llegar al gimnasio + 10 para cambiarme de ropa + 20 minutos para regresar a casa o al trabajo. Así que tengo que apartar aproximadamente 2 horas de mi día.

Si haces las sumas, aumenté un poco el tiempo que necesitas apartar para evitar las prisas y sobre todo porque tendemos a sobrestimar el tiempo que de verdad tenemos.

Ya que lo tengas claro, sigue con el ¿cómo?…

· ¿Cómo?

Esta es mi parte favorita, generalmente no nos detenemos a pensar en el cómo, porque parece bastante obvio. Pero, te sorprenderá saber lo mucho que ayuda tener claro ¿cómo voy a ir al gym.

El “cómo ir al gym” significa la serie de pasos que tienes que dar para, llegar al gimnasio, entrar por la puerta, hacer tu rutina y salir, en el momento del día que elegiste y en los días que seleccionaste.

Sí, ¡tienes razón! esta parte se une con la pregunta anterior, para así crear un plan de acción completo.

Por ejemplo: En la tarde, cuando apague mi computadora, recoja mis cosas y salga de la oficina, tomo el bus 303, entro al gimnasio, me dirijo al vestidor, me cambio de ropa, bebo agua, caliento, hago mi rutina*, estiro, regreso al vestidor, tomo mis cosas y salgo rumbo a casa.

Se ven como muchos pasos, pero en realidad, tenerlos por escrito y muy bien detallados te ayuda a visualizar exactamente lo que tienes que hacer, así no hay que pensar en nada y solo seguir los pasos.

Esto prepara a tu cerebro por adelantado, disminuye la resistencia mental y te ayuda a superar el típico autosabotaje o las excusas que te hacen renunciar o posponer.

Si te fijas, en el ejemplo no aparece una hora fija para ir al gym, mas bien una serie de actividades que indican que es momento de salir hacia el gym y ¿por qué?, porque si nos decimos “iré al gimnasio a las 5” y algo pasa y dan las 5:30 es más fácil que falles (incluso a propósito)

Una parte importante aquí es que tendrás en mente después de qué actividades irás al gym, esto funciona como un recordatorio efectivo para crear el hábito.

Tip: Es mejor que tengas un conjunto de actividades que te indiquen que es momento de ir al gym, y no una hora determinada.

*Acerca de tu rutina de ejercicio, lo veremos unos párrafos más adelante.

¿Para qué? 

Esta pregunta es importante porque aclara la expectativa que tienes y los resultados que esperas de ir al gym. Además, saber cuál es tu objetivo facilita el diseño de tu rutina.

Pregúntate y escribe ¿para qué voy al gym? ¿qué resultados espero?, por ejemplo: quiero reducir mi talla, aumentar mi masa muscular o tener más tono, etc.

Esa es tu meta a largo plazo, pero, ten en cuenta que tener un six pack o una espalda musculosa, requiere de tiempo y constancia. Así que te recomiendo que te preguntes más específicamente y a corto plazo lo siguiente: ¿qué resultados espero la primera semana?…

Está claro que en una semana no es realista tener las piernas marcadas, pero el simple hecho de escribir un resultado más alcanzable te ayuda a manejar de mejor forma tus propias expectativas y te hace constante para alcanzar los grandes resultados.

· ¿Por qué?

Tener un motivo que explique por qué lo haces, será tu salvavidas en esos días cuando no tienes energía, o cuando no tienes nada de motivación.

El “por qué ir al gym” de la mayoría es: ser más saludable, estar más fit o tener el abdomen marcado, pero, si realmente lo analizas, te darás cuenta de que probablemente tengas un motivo único, íntimo y personal.

Por ejemplo: porque quiero subir fotos en bikini a instagram, porque quiero que mi ex vea lo que se perdió, porque quiero rescatar mi matrimonio, porque quiero sentirme mejor cuando compre ropa.

No hay respuestas incorrectas, no hay respuestas absurdas, ni respuestas inteligentes, solo existe tu verdadero motivo y de nadie más. Así que anímate a hacer este ejercicio y encuentra el motivo para hacer ejercicio, porque cuando sabes por qué vas al gym, renunciar deja de ser una opción.

Aquí el resumen de lo que tienes que escribir antes de ir al gym:

Hasta aquí ya debes de tener claro y por escrito, el cuándo (qué días a la semana y en qué momento del día), cuánto tiempo, el cómo (los pasos a seguir) y el por qué lo haces.

Una vez que tengas las respuestas a estas preguntas, vamos a lo que sigue.


3. Prepara tus cosas antes

Este paso es importante para ser constante ¡confía en mí!

Hay mañanas en las que tengo cero ánimos de ir al gym, y cuando veo que mi ropa deportiva está a la mano, es más fácil ponérmela y ya que estoy vestida es más fácil motivarme para salir por la puerta rumbo al gimnasio.

Además, tener todo listo evita que pierdas tiempo buscando tus calcetines, o llenando con prisas tu botella de agua.

Ten siempre un checklist en tu armario, en el baño, o en la puerta de casa con todo lo que tienes que dejar listo el día anterior.

Tip: Lo mejor es que el arreglar tus cosas para el ejercicio, sea un hábito en sí mismo. Es decir, encuentra una actividad de tu noche a la que puedas añadirle después el preparar tus cosas. Por ejemplo: después de cenar preparo mis cosas para el gym y las dejo en la puerta.

Ya que tienes a la mano tu libreta o la nota de tu móvil, escribe ese checklist ¿qué necesitas para el gym?Por ejemplo: tus zapatos deportivos, calcetines, botella de agua, las llaves, el monedero, los auriculares, una toalla, la ropa deportiva.

Cuando sea el momento de ir al gym ¡no lo pienses! solo vístete o toma tus cosas, verás cómo todo se vuelve más fácil.

Y hablando de ropa deportiva…

Una suscriptora me escribió que el problema para hacer ejercicio fuera de casa o ir al gym, era simple: no se sentía cómoda con las licras deportivas que suelen ser muy entalladas.

Y es perfectamente entendible, unos leggins o una camiseta sin mangas, puede ser incómodo de usar al principio. Pero, hay un montón de opciones de ropa que puedes usar, por ejemplo: una camiseta viejita que ya no uses y un pantalón holgado puede ser el outfit perfecto para ir al gym y hacer ejercicio ¡no te compliques!

Sentirte bien con lo que llevas puesto, te regala una dosis extra de confianza en ti. Así que usa ropa holgada o de colores oscuros para sentirte mas a gusto

Y en relación con esto, el siguiente paso es confiar en ti.

Tip: Si es posible usa ropa de algodón, así el sudor se evapora más rápido e incluso sudas menos, y al principio el sentir el sudor y la humedad en el cuerpo puede ser incómodo. Trata de que tu experiencia con el ejercicio sea optima.


4.- Confía en ti

Vale, se que esperabas una estrategia más sexy, pero, la verdad es que todo se resume a tener confianza para entrar por la puerta del gimnasio, tener confianza para hacer los ejercicios por primera vez, tener confianza para no compararte con toda la gente fit de tu alrededor y tener confianza para repetir todo lo anterior una y otra vez.

De la mano con la falta de confianza, he escuchado que un obstáculo para no ir al gym es el miedo a la critica.

Pero, que esto no te frene. Te aseguro que muchas personas en el gym estarán tan concentradas en su ejercicio que no notarán tu presencia, otras aplaudirán tus ganas de empezar y sí, tal vez unas pocas te critiquen, pero oye… no te critican a ti, este tipo de personas critican a todo el mundo a su alrededor y simplemente debes ignorarlas (haters habrá hasta en una biblioteca).

Así que respira hondo y no lo pienses tanto, se necesitan solo unos cuántos minutos de valentía para entrar al gimnasio, después todo será pan comido.

Tip: si es posible no acudas a horas pico, así podrás hacer tu rutina sin sentirte intimidado y en un gym más “privado”. Si esto no es posible o de forma adicional, ponte unos auriculares con música, desconecta de tu alrededor y conecta con tu cuerpo.

Así que ya entraste al gimnasio, ¿ahora qué?


5.- Pide ayuda

Si estás empezando, lo mejor es que un profesional te supervise y te diseñe una rutina adaptada a tus capacidades físicas (por favor, vuelve a leer eso)

No quiero espantarte, pero, si consigues una rutina de gimnasio en internet de forma aleatoria, es probable que te lastimes o que al día siguiente no puedas mover ni el dedo chiquito del pie por el terrible dolor muscular.

Además, se ha visto que tener un entrenador aumenta la motivación, el rendimiento y la adherencia a tus rutinas

La mayoría de los gimnasios cuenta con un entrenador perfectamente capacitado para darte una rutina acorde a tus capacidades personales. Lo más probable es que al principio te haga algunas preguntas sobre tu salud, sobre tus objetivos (que ya escribiste antes) y además te haga una prueba física (si no es así desconfía).

Asegúrate también de utilizar la introducción que la mayoría de los gimnasios te ofrecen al inscribirte. En esta introducción te explican un poco cómo y cuál es el equipo, para qué sirve y cómo usarlo. Esto te ayuda a familiarizarte con las instalaciones y al principio será de gran ayuda.

Si no te dieron este tour de introducción, o simplemente no pusiste mucha atención, recuerda que tienes el derecho de preguntar absolutamente todo lo que quieras ¡es parte de tu cuota mensual!

Si todo lo anterior no es posible por cualquier razón, entonces, puedes empezar con las clases que muchos gimnasios incluyen, como zumba, yoga, crossfit, etc. Esto ayuda a divertirte, a empezar el ejercicio de forma supervisada y a mejorar tu aceptación.

Lo más importante es que sepas qué ejercicio vas a hacer por adelantado.

Si llegas al gimnasio sin saber qué hacer, te vas a aburrir o será una mala experiencia y eso es lo ultimo que queremos que suceda.

¿Recuerdas el paso anterior del “cómo”?

Bien, pues en este paso tener tu rutina por adelantado es lo más importante. Así que incluye y escribe qué vas a hacer en el gimnasio en tu plan de acción.


6.- Bebe un poco de agua

Ya entraste en el gym, ya sabes qué hacer y entonces ¡es momento de tomar acción!

Antes de todo, bebe un poco de agua. Así que lleva contigo una pequeña botella de agua (no zumo, no bebidas deportivas y por supuesto que no refresco).

Por cierto, si no escribiste en tu checklist “botella de agua” hazlo ahora. Necesitas hidratarte antes, durante y después, así tu rendimiento físico no disminuye.

Además, si no estás acostumbrado a hacer ejercicio, es probable que sientas como aumenta la temperatura del cuerpo, y aunque está sensación es normal, el agua te ayudará a refrescarte hasta que termines tu rutina.

Y hablando de temperatura, lleva una toalla, para muchas personas tener el sudor en la cara es de lo más incómodo, así que una solución tan simple como una toalla te hará sentir más comodidad y mejora tu experiencia.


7.- No olvides hacer un pequeño calentamiento

Si ya pediste ayuda de un profesional para que te diseñe una rutina acorde a tus necesidades, esta parte seguramente ya está incluida. Pero si no es así, entonces trata de realizar algunos movimientos que te ayuden a “entrar en calor” y preparar a tus músculos para moverse

No es necesario hacer estiramientos estáticos, según nuevos estudios un estiramiento estático antes de empezar a hacer ejercicio puede ser contraproducente, mientras que el mejor calentamiento es un estiramiento más dinámico.

Los estiramientos estáticos se mantienen durante 30 segundos o más en la misma posición, mientras que los estiramientos dinámicos implican movimientos activos que imitan tu entrenamiento real. Este último tipo de calentamiento puede previenir lesiones, mejora tu rendimiento y capacidad aeróbica

Así que unos 10 a 15 minutos de calentamiento dinámico como saltos de tijera, movimientos en círculos de las extremidades o la caminadora, serán suficientes


8.- Haz tu rutina con muchas ganas

Piensa en esto: ya lograste ir al gimnasio, ya preparaste a tu cuerpo ¡tienes más del 50% de la misión completada!

Así que lo peor que podrías hace ahora es quejarte, o hacer ejercicio sin ánimos.

Mejor pon todo de tu parte para que tu cerebro entienda que ir al gimnasio y hacer ejercicio es una actividad saludable y disfrutable. Te aseguro que tu perspectiva mejorará y verás que empiezas a disfrutar más de la sensación de moverte.

A veces nuestra mente está agotada por las actividades del día y, esto puede afectar tu desempeño físico.Recuerda que es tu mente la que está agotada, pero tu cuerpo está listo para moverse así que ¡síguele la corriente!

Cuando el ejercicio se convierte en una actividad necesaria en tu rutina, los resultados invariablemente empiezan a hacerse visibles.

Y recuerda ¡pide ayuda! es mejor preguntar que lastimarse, así que aprovecha al staff del gimnasio.


9.- Felicita tu esfuerzo y estira suavemente al terminar

Lograr un día constante haciendo ejercicio es un gran avance y tienes que reconocértelo, pero, de forma saludable. Las recompensas pueden ser peligrosas, sobre todo al principio.

Recuerda que tu objetivo número uno al ir al gimnasio es ser saludable y no querrás tirar todo por la ventana, “premiándote” con un paquete de galletas o una cerveza al terminar la sesión.

Por eso, recompensa tu esfuerzo con un estiramiento delicioso que te relaje al terminar de hacer ejercicio: un momento solo para ti, para desconectar, relajarte y felicitarte. Estira tu cuello suavemente, tus brazos, tu espalda, tus piernas y respira varias veces.

Aunque se ha visto que el estirar después del ejercicio no disminuye el dolor muscular, verásque este cierre de relax ayuda a expandir la sensación de bienestar que el ejercicio te regala.

Estoy segura de que esté estiramiento de cierre se volverá adictivo y te sentirás increíble al salir por la puerta del gimnasio (y con ganas de repetir).


10.- Lleva un registro de tu constancia

Esta parte es clave, así que quédate conmigo porque ya casi terminamos.

Ver tus avances, te motiva y te hace más constante.

Esto, tiene toda la lógica del mundo: si eres constante una semana, es más fácil ser constante la siguiente semana, y si eres constante por dos semanas, ser constante por un mes o dos es más fácil.

Además, cuando registras tu constancia eres consciente de los días en los que te saltaste tu rutina de ejercicio, lo que te permite evaluar qué ocurrió, solucionarlo o detectar obstáculos a tiempo para no fallar en el futuro.

Y yo quiero ayudarte a que registres tu constancia en el gym.


75 views
Skinny Sekret

Únete a la familia Skinny Sekret. Llámanos para obtener más información y uno de nuestros especialistas estará encantado de ayudarle. Ya no estás solo en esta batalla. Una gran parte de la pérdida de peso es creer que puedes hacerlo. ¡Empieza hoy pierde 10 lbs dentro de una semana!

Email: info@skinnysekret.com

Phone: 972-785-7171

Direcciòn: 9535 Forest Ln SUITE 118, Dallas, TX 75243

© 2020 MADRIMEDIA |  Terms of Use  |   Privacy Policy