top of page

Beneficios de los probióticos para la salud.

Los probióticos son bacterias beneficiosas que viven en el intestino y mejoran la salud general del organismo, trayendo beneficios como facilitar la digestión y la absorción de nutrientes, y fortalecer el sistema inmunológico.

Cuando la flora intestinal no está en equilibrio, frecuente tras el uso de antibióticos o cuando no se tiene una alimentación saludable y equilibrada, el intestino acaba siendo poblado por bacterias malas, que no ayudan al sistema inmune y dejan al organismo susceptible a enfermedades.

Para cumplir su función, los probióticos deben permanecer vivos mientras atraviesan el intestino delgado y el colon. También deben tener la capacidad de establecerse como miembros naturales de este ecosistema, lo que implica adherirse adecuadamente al revestimiento del intestino sin causar enfermedades.

Para que los productos con probióticos sean efectivos, es importante que mantengan su actividad y capacidad de vida durante su fabricación y almacenamiento. Por eso, cuando queremos obtener todos los beneficios de estos productos, es recomendable consumirlos en una concentración de al menos 10 elevado a 7 bacterias vivas por centímetro cúbico. Esta información se encuentra en las etiquetas de los productos. Así nos aseguramos de tomar la cantidad adecuada de bacterias buenas que nos ayudarán a mantener un sistema digestivo saludable. Beneficios Si son consumidos en cantidades suficientes y en forma permanente, los probióticos:





  • Regulan la motilidad intestinal, aliviando la constipación y el síndrome del intestino irritable.

  • Mantienen la integridad de la mucosa intestinal.

  • Desplazan a microorganismos nocivos y previenen su proliferación.

  • Colaboran en la formación de nutrientes esenciales como vitaminas, enzimas y ácidos grasos.

  • Estimulan la producción de ácido láctico, reduciendo el pH del tubo digestivo.



Se ha estudiado su rol más allá de la función natural en la microbiota y se ha visto que podría beneficiar algunas patologías autoinmunes, colopatía funcional, rinitis alérgica y dermatitis atópica, enfermedades que presentan frecuentemente “disbiosis intestinal” (alteración de la microbiota). ¿De dónde se obtienen los probióticos? Los probióticos se encuentran en alimentos, suplementos alimenticios y medicamentos.

Si deseas consumir probióticos a través de alimentos, se recomienda optar por productos lácteos fermentados como yogur, bebidas lácteas, leche y queso que contengan cultivos vivos como bifidobacterium y lactobacillus. Además, los lácteos son un excelente vehículo para los probióticos ya que actúan como una barrera protectora contra los altos niveles de ácido estomacal y la concentración de bilis en el intestino. Estos factores podrían dañar o eliminar a muchas de las bacterias beneficiosas que ingerimos. Es decir, aumenta la posibilidad de que las bacterias beneficiosas sobrevivan a su paso por el intestino Además, algunos alimentos no lácteos también tienen cultivos beneficiosos, como es el caso del chucrut, kombucha y bebidas de soya fermentadas. Es importante destacar que no se recomienda el consumo de probióticos sin la supervisión de un especialista en los siguientes casos:

  • Pacientes con un sistema inmunológico notablemente debilitado.

  • Personas inmunocomprometidas.

  • Personas que presenten sangrado intestinal.





32 views0 comments

Comments


bottom of page